J. V. Stalin


Registro estenográfico de un discurso del camarada J. V. Stalin en una sesión especial del Politburó



Pronunciado: 14 de marzo de 1948.
Fuete del texto:  "Stenographic Record of a Speech by Comrade J. V. Stalin at a Special Session of the Politburo, March 14, 1948," March 14, 1948, Woodrow Wilson International Center for Scholars, History and Public Policy Program Digital Archive, ROC-MFA 105.11/61.15. Published in CWIHP Working Paper No. 12. http://digitalarchive.wilsoncenter.org/document/117823
Traducción: Sísifo, para marxists.org, 2017.
Esta Edición: Marxists Internet Archive, febrero 2018.




 

En la sesión de febrero del Politburó, el camarada Molotov nos dio un informe detallado sobre la presente situación internacional. En general, estoy de acuerdo con las conclusiones que sacó, pero tengo, sin embargo, algunas objeciones con respecto a las causas estimadas de la presente crisis mundial. Ya dije hace algún tiempo que el mundo está dividido en dos campos: en un campo están aquellos que poseen capital financiero y explotan a la mayoría de la población en la tierra; en el otro, están los pueblos en las colonias y países dependientes oprimidos y explotados. Naturalmente, un país capitalista desarrollado como Estados Unidos se convierte en el campeón del antiguo campo, mientras que la Unión Soviética, surgida de las principales teorías de Marx y Lenin, se convierte en el líder de este último. Ya que el propósito de los dos campos es totalmente opuesto, tarde o temprano habrá conflicto entre ellos.

Ahora, precisamente, este momento ha llegado y, por lo tanto, es en vano buscar una forma de reconciliación entre los dos campos hostiles por la simple razón de que sus respectivos puntos de vista son absolutamente irreconciliables. Si uno de los campos no capitula al otro, el conflicto armado entre ellos, tarde o temprano, será absolutamente inevitable. Las innumerables conferencias que tuvieron lugar en los últimos años nos indicaron claramente que no podemos llegar a un acuerdo con el campo que se nos opone, del mismo modo que el agua y el fuego son incapaces de llegar a un acuerdo.

La situación actual de un mundo hostil, no obstante, pacífico puede durar mucho tiempo, pero llegará un momento en que el conflicto, repito, será inevitable. ¿Qué debemos hacer, entonces, camaradas? La respuesta a esta pregunta es absolutamente clara. Deberíamos, sin tregua, aumentar el poder de nuestro país tanto militar como económicamente y estar preparados para cualquier sorpresa. Al mismo tiempo, debemos apoyar enérgicamente la lucha revolucionaria de los pueblos oprimidos de los países dependientes y coloniales contra el imperialismo de EE.UU., Inglaterra y Francia. Ahora, obviamente, tal lucha es la única forma de liberarlos de la opresión y la explotación, ya que no hay otra salida para ellos. Muchos países coloniales y dependientes ya han entrado en la senda del movimiento de liberación nacional que provocará una crisis mundial del capitalismo. Pero la victoria de la clase obrera en los países desarrollados y la liberación de los pueblos oprimidos del yugo del imperialismo son imposibles sin la instrucción y la consolidación de un frente revolucionario común. Ya existe ese frente, aunque no estamos satisfechos con los resultados obtenidos hasta el momento y deberíamos esforzarnos al máximo para seguir desarrollándolo. En particular, debemos prestar especial atención a España y a los países de América del Sur.

Sin excepción, todos los gobiernos de América Central y del Sur solo se sostienen con las bayonetas de las decenas de miles de sus fieles soldados y cada uno de los gobiernos se parece a un verdadero castillo de naipes. Solo necesitan de un fuerte viento que sople sobre ellos y serán barridos y desaparecerán sin dejar rastro. En todos estos países, deberíamos tener tal poder que, cuando el tiempo lo requiera, podamos, con la ayuda de las masas explotadas, derrocar a todos esos dictadores de ópera, ayudarlas a asumir el poder en sus manos y privar a los Estados Unidos de las materias primas necesarias. Esta es una tarea completamente realizable para nosotros, no hay nada utópico en ella si notamos que en los países de América Central y Sudamérica, el 70 % de la población (en algunos casos incluso más) son oprimidos y explotados pobres con un odio amargo hacia sus opresores. Solo esperan, repetimos, por la posibilidad que debemos darles si la ocasión lo exige. En este momento, es necesario intensificar nuestra propaganda allí y organizar completamente todas nuestras fuerzas.

Los Estados Unidos de América cuentan con estos últimos como sus bastiones confiables y esto es algo acertado en lo que respecta a los gobiernos de las repúblicas sudamericanas. En cuanto a las masas trabajadoras, sabemos con certeza que solo esperan la posibilidad de comenzar la implacable oposición contra sus opresores. En Bogotá, capital de Colombia, se realizará una conferencia de países panamericanos el próximo mes, y creo plenamente que no puede llegar a ningún resultado positivo.[1] Ya hay tanta contradicción entre ellos, tanta disparidad de intereses y propósitos, que la única similitud entre ellos es su apetito. Bajo frases agradables y halagüeñas se ocultará la profunda desconfianza mutua y el deseo de tomar tanto como sea posible y de dar lo menos posible. Todo se concluirá en magníficas frases de solidaridad mutua e intereses comunes, mientras que en un momento realmente peligroso, habrá tal discordia entre ellos que se convertirán en una responsabilidad y no en un activo para los Estados Unidos.

Deberíamos prestar especial atención a Brasil, que posee una reserva tan inagotable de materias primas, que Estados Unidos tiene buenas razones para contar con su reservorio natural. El Partido Comunista allí está sujeto a una fuerte persecución, pero esto solo le sirve. En lucha con el enemigo, recibe un bautismo de fuego y puede liberarse de los oportunistas, los débiles y aquellos que simplemente están insatisfechos con cualquier régimen. Queremos personas que puedan sacrificar absolutamente todo por la idea comunista y cuando los comunistas brasileños consistan en solo cientos de personas así, ellos podrán enfrentar el futuro alegremente.

Después de Brasil, debemos prestar especial atención a Venezuela. En ese país las enormes reservas de petróleo son completamente explotadas por los capitalistas norteamericanos y, en caso de guerra, lo primero que debemos hacer es evitar que la industria estadounidense use petróleo venezolano. Como ya hemos elaborado un plan detallado para esto, considero innecesario repetirlo ahora.

Con respecto al Canal de Panamá, supongo que debería ser bastante indiferente para nosotros, ya que, en una guerra futura, las flotas de agua superficial perderán toda su importancia y no tenemos ninguna razón para tener algún interés especial en ello. En caso de su destrucción, requerirá un largo tiempo para restaurarlo y esto solo retrasará el desarrollo económico del mundo después de la guerra.

En Europa, deberíamos estar particularmente interesados en España. Según toda la información que poseemos, el régimen de Franco pronto verá su fin. Naturalmente podríamos acelerar su caída, pero consideré, y todavía considero, que por el momento esto es prematuro. El camarada Zhdanov también discutió las razones por las cuales es desventajoso para nosotros emprender ahora en ese país cualquier tipo de transformación y estoy totalmente de acuerdo con él. Deberíamos limitarnos ahora a fortalecer nuestra posición y propaganda.

En Italia y Francia, nuestra posición es tan fuerte que no debemos temer ninguna elección o cambio de gobierno.[2] En tiempos de necesidad, la mayoría de la población del país estará con nosotros, a pesar de todos los esfuerzos por venderse a la burguesía capitalista estadounidense.

No tememos a Inglaterra ni a los pequeños países europeos. Siguen a los Estados Unidos por necesidad y se rinden ante ellos mediante el temor que les envía la hábil propaganda. Ya hemos hablado suficiente de eso. Ya hemos elaborado nuestros planes activos y ahora nos corresponde seguirlos.

La más importante de nuestras cartas de triunfo es, y siempre debe ser, Asia. Millones de masas esclavizadas en el siglo actual ya han despertado y sin importar cuán intrigantes puedan ser los imperialistas coloniales, no pueden negarles el deseo de liberarse y vivir una vida independiente. Todos los imperios coloniales ya han llegado a su fin, su completo colapso es una cuestión del futuro inmediato. Ya hemos realizado grandes esfuerzos para acelerar la emancipación de los pueblos asiáticos, aunque creo que de aquí en adelante deberíamos multiplicar por diez nuestro trabajo en esta dirección. El ejemplo del movimiento de liberación de China nos ilumina y se convierte para nosotros en un modelo de trabajo futuro. A pesar de la tremenda ayuda prestada por los Estados Unidos a la China del Kuomintang, toda China está temblando bajo el poderoso golpe victorioso del ejército comunista. Los reaccionarios chinos han sufrido una derrota tras otra. Despertados por la perspectiva de una nueva vida, los chinos sin caridad alguna están golpeando a los opresores que se venden al capital extranjero. El Ejército Popular libera sucesivamente nuevas ciudades y nuevas regiones. A través del sufrimiento y la lucha, están creando una China nueva, antiimperialista y democrática. Nuestra parte radica en utilizar todos los medios posibles para ayudar a nuestros camaradas chinos hasta que definitivamente logren salvarse de todos sus enemigos, ser amigables con la Unión Soviética y comenzar una nueva y feliz vida.

La siguiente etapa para nosotros debería ser India. Actualmente, ella obtuvo la libertad de Inglaterra, pero esa libertad parece ser solo un mito. Aquí hay millones de masas trabajadoras que no pueden y no desean vivir a la vieja usanza. Entienden que el verdadero sentido de las intrigas de los imperialistas es mezclar con nueva salsa para extender su dominio en Asia. La lucha antiimperialista está atrayendo a un abanico más amplio de personas. Los ayudaremos a ganar y disfrutar de los mismos derechos en la familia de pueblos libres.

En general, en toda Asia, llevamos a cabo nuestro plan firme e inflexiblemente el año pasado y puedo decir con valentía que ha tenido un gran éxito. Pero los éxitos a veces tienen sus lados sombríos. En ocasiones dan a luz a peligros que, si se dan ciertos desarrollos, pueden provocar que todo se desmorone. Hay quienes están demasiado orgullosos del éxito. Existe el peligro de que alguno de nuestros camaradas deslumbrados por el éxito se olvide completamente de sí mismo y se jacte en canciones como "el mundo está ahora de rodillas" y "podemos hacer lo que queramos". No, camaradas, con el éxito ya obtenido debemos trabajar aún más enérgicamente y más duramente, porque en general la perfección en este mundo no existe.

Junto con nuestro trabajo en el mundo no debemos olvidar el trabajo dentro de la Unión Soviética. La restauración de la economía popular avanza sin detenerse, aunque todavía hay algunos defectos en ciertos lugares. Nuestro deber es eliminarlos en el período más breve, no detenernos frente a obstáculos o algún tipo de personalidad con sus méritos pasados. Debemos, desde su raíz, arrancar a los que tienen un espíritu obsoleto y a los que nos impiden seguir adelante.

El desarrollo de nuestras industrias pesada y liviana está progresando con continuo éxito. Tenemos razones para creer que nuestro último Plan Quinquenal estará prácticamente terminado en cuatro años.

Como siempre, debemos prestar especial atención al desarrollo del Ejército y la Armada soviéticos. [Sobre] Su condición actual en comparación con los ejércitos americano e inglés, acerca de los cuales tenemos información absolutamente fiable, puedo decir definitivamente que solo en un aspecto somos inferiores, el de la flota de agua superficial, mientras que en todos los demás aspectos somos muy superiores. A pesar de todas las intrigas de Estados Unidos y del colosal presupuesto que ha destinado para el Ejército y la Armada, no pueden alcanzarnos. Por el contrario, a medida que pasa el tiempo, el crecimiento superior estará a nuestro favor en relación con las fuerzas armadas angloamericanas. No deseamos la guerra, pero no le tenemos miedo.

De aquí en adelante, haremos todo lo posible para evitar que la humanidad sufra una nueva catástrofe, pero si los imperialistas quieren eso, no se les puede ayudar y será lo peor para ellos.

No puedo guardar silencio sobre el lamentable papel desempeñado por la organización de las “Naciones Unidas". Incluso la difunta "Liga de las Naciones" de Ginebra actuó con mayor dignidad e independencia. Las actuales "Naciones Unidas" no son sino una reunión de marionetas que obedecen, levantando las manos, el mando de su amo: el imperialismo estadounidense. A menudo, actúan en contra de sus propios intereses nacionales o económicos, solo para complacer al huevo todopoderoso [ugodit vsesilnoi yaitso], y, por lo tanto, no tenemos nada que ver con tal compañía.

Tomemos, por ejemplo, el plan Marshall. Desde el punto de vista económico, no es más que una versión aún peor del plan de tiempos de guerra de "exportación o desempleo" ya presentado en los Estados Unidos. Es un intento de transferir a otros países la catástrofe que amenaza a la economía estadounidense. Los monopolistas de Wall Street esperan alcanzar este objetivo vendiendo a los países del continente europeo lo que no se necesita en su restauración económica. Exportan allí no equipos de maquinaria e importantes materias primas industriales, sino productos acabados. Estos productos acabados importados amenazan con sofocar las ramas importantes de las industrias de los países occidentales y condenar a la clase obrera al desempleo crónico. Así, no es de extrañar que muchos países europeos desde el inicio se negaran a participar en el Plan Marshall. Los gobiernos de estos países se dieron cuenta del grave peligro para la independencia y la soberanía [que corría] su nación con la llamada "ayuda estadounidense". A pesar de los esfuerzos que hicieron los imperialistas para engañar al pueblo y romper su resistencia, la oposición contra el insidioso e intrigante Wall Street crece de manera irreprimible. La clase obrera no puede reconciliarse con la venta de su patria al imperialismo norteamericano. Rechazaron el Plan Marshall para esclavizar a su país. Deberíamos vencer este plan y hacerlo en interés de los trabajadores del mundo.

Hay una gran diferencia entre la Unión Soviética y el grupo de países que ofrecen manos codiciosas a los estadounidenses. No necesitamos la ayuda de nadie, pues solo deseamos nuestra propia fortaleza. Logramos un éxito eminente porque tenemos una línea general correcta del partido y podemos organizar a las masas para llevar a cabo esta línea. Observemos otros países. ¿Cuántos pueden ser hallados [que posean] un partido gobernante que tiene una línea correcta y la realice? En realidad, no hay tales partidos ahora en el mundo, ya que todos viven sin perspectiva, confundidos por crisis caóticas y no pueden encontrar los medios para salir del atolladero. Solo nuestro partido sabe cómo manejar la situación y avanzar hacia el éxito. Han pasado cien años desde que el marxismo ha subido al escenario. En este período, decenas y cientos de gobiernos burgueses intentaron destruir el marxismo. ¿Y qué hay de eso? Los gobiernos burgueses fallecieron mientras el marxismo permanece. Y, camaradas, estamos obligados a trabajar y luchar bajo los estandartes de Marx, Engels y Lenin por nuestro éxito. De esto sigue la siguiente conclusión: Sed fiel, hasta el final, a los grandes estandartes de Marx, Lenin y Engels. Sed fiel, hasta el final, a la causa de los proletarios fraternales y unidos en todos los países.

(Atronadores aplausos y saludos al Camarada Stalin)

 

 

__________________

[1]La IX Conferencia Panamericana se reunió en Bogotá del 30 de marzo al 2 de mayo de 1948. La Carta de la Organización de los Estados Americanos se firmó durante la conferencia de Bogotá el 30 de abril de 1948. FRUS, 1948, vol. 9, pp. 1-69.

[2]El gobierno de los Estados Unidos temía que el Partido Comunista Italiano ganase las elecciones nacionales programadas para el 18 de abril de 1948, pero el bloque comunista-socialista recibió solo el 30 % de los votos. Los comentarios de Stalin aquí parecen confirmar la creencia del gobierno italiano en ese momento de que los soviéticos habían decidido no interferir en las elecciones. Véase la reunión del Embajador italiano Tarchiani con el Secretario de Estado Marshall, 6 de mayo de 1948, FRUS, 1948, vol. 3, p. 797.




Volver al Indice